Concentración

Anuncios

El Parlamento de Navarra ante la destrucción de la Colina de Santa Lucía-Soltxate

Red de corrupción dirigida al engaño y saqueo, con el urbanismo salvaje como único norte de actuación, en la que, por acción u omisión, están implicadas todas las administraciones, por supuesto la central, pero también las autonómicas y locales, responsables de un desarrollo insostenible que tiene gravísimas consecuencias ambientales, sociales y económicas. Todo ello en complicidad con los agentes urbanizadores, promotores inmobiliarios e instituciones financieras, que conocen las irregularidades de los proyectos urbanísticos, culminando con el silencio, la tolerancia, la lentitud y la ineficacia del sistema judicial para reparar daños e impartir justicia en el terreno medioambiental.

Estas son las duras palabras del Parlamento Europeo sobre el panorama urbanístico y medioambiental de nuestro país, en informe aprobado el 26 de marzo de 2009 por abrumadora mayoría, a pesar de los intentos por boicotearlo de los representantes socialistas y populares españoles. No habla directamente del Parlamento Foral, claro, pero no es difícil que tras ellas nos vengan a la cabeza otras como Guenduláin, Autovía del Camino, Canal de Navarra, denuncias contra canteras, tratamiento de ríos, abandono de bosques, Normas Urbanísticas Comarcales (NUC), etc., etc.

Precisamente a una Reserva Paisajística y Forestal incluida en las NUC queremos referirnos ahora. Desde el año 2004, en que se empezó a hablar de ocupar la Colina de Santa Lucía-Soltxate, la única Reserva que queda en Iruña, han sido innumerables las cartas, artículos de prensa, correos electrónicos, propuestas de mociones, solicitud de reuniones y comisiones de trabajo, solicitud de preguntas e interpelaciones al Gobierno, opiniones de expertos, dictámenes municipales, etc., etc., dirigidas al Parlamento para que éste se interesara por el despropósito urbanístico y medioambiental que se iba a cometer construyendo en esa colina una nueva cárcel de casi 25 hectáreas. Se ha impuesto la mayoría parlamentaria de la estabilidad… en el sillón.

EL PARLAMENTO FORAL NO HA HECHO NADA.

El Parlamento navarro está incumpliendo su deber de control al Gobierno de Navarra y el de defender las competencias urbanísticas y medioambientales ante el Gobierno Central. Se ha olvidado hasta de que ratificó por unanimidad y en dos ocasiones (salvo la abstención del PSN en la 2ª) que la nueva cárcel de Navarra no debía hacerse para más de 400 reclusos. El Ministerio de Interior quiere hacerla para 1200.

El Parlamento de Navarra no se preocupa ante el incumplimiento de la Ley Foral de Ordenación del Territorio y Urbanismo, o de la Ley Foral de Intervención para la Protección Ambiental, ni ante las graves transgresiones cometidas en este asunto de la ubicación de la nueva cárcel, con los Convenios Europeos sobre Sostenibilidad y Paisaje. Ni siquiera es capaz de respaldar la exigencia, muy tímida por cierto, del Gobierno de Navarra para que se realice el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto, ante la negativa del Gobierno central a realizarlo.

¿Es ignorancia? ¿Es incompetencia? ¿Es complicidad con el urbanismo salvaje? No vamos a perder el tiempo en averiguarlo. Tampoco vamos a dejar de denunciarlo.

¡Sí al Parque Natural en la Reserva Paisajística de Soltxate-Santa Lucía!